El mundo (de la moda) se está volviendo loco

Excéntricos y excesivos o sosos y descuidados, así son los looks de los grandes protagonistas de la moda. Un tema que realmente me preocupa si pensamos que son ellos los que marcan las tendencias, lo que luego llevaremos en la calle, afortunadamente, de forma tamizada. Y digo yo, ¿qué piensa esta gente cuando se mira al espejo? “Qué bien me queda ese intento siempre fallido de levantarme el ojo con el eyeliner“, diría Vivienne Westwood, “hoy seguro que me ficha el director del Circo del Sol” (Anna Piaggi), “tengo a todos engañados, en dos añitos me jubilo y el blog que lo escriba la Wintour” (Tavi, 14años)… Pero es más divertido aún si jugamos a mezclarlos o a imaginarlos en super producciones de Hollywood.

¿Qué ocurriría si hiciésemos un mix entre Vivienne Westwood y su más ferviente seguidora, la periodista italiana Anna Piaggi? No, creo que no funciona, Krusty es poca cosa para ellas.

Pero la que me inquieta de verdad es Tavi, esa niña con canas que se sienta en el front row de la Semana de la Moda de Nueva York para actualizar su blog mientras se codea con los grandes popes del periodismo de moda. No me extraña que a esta niña-abuela le llegase tan pronto su vocación ya que en realidad se trata de la hija secreta entre la temidísima Anna Wintour y el raro de Karl Lagerfeld, mucho antes de que éste adelgazase 40 kilos y cambiase los bollos por las coca colas light.

La más grande del panorama periodístico, la editora del Herald Tribune, Suzy Menkes es el claro ejemplo de cómo me mola trabajar aquí pero en realidad esto me importa un pimiento. Me produce tanta ternura como todas esas señoras que protagonizan los difundidos grupos de Facebook “señoras que” ¿acaso no podría ser Suzy, con su rulo-tupe, una de esas mujeres que fue al Lidl y encontró un alijo de coca? ¿o unas de esas que bailan en pareja los pasodobles en las fiestas de su pueblo? Nunca vi a Suzy a la salida de un desfile en un día de lluvia pero estoy segura de que ni corta ni perezosa se habría puesto una bolsa en la cabeza, eso sí, como mínimo de Prada.

Y para el final he dejado a mi preferido: Andre Leon Talling, o lo que es lo mismo, la reencarnación de Eddie Murphy en El Príncipe de Zamunda. Mano derecha de Anna Wintour y uno de los “pesos pesados” de la moda en Estados Unidos. Juzgad vosotros mismos.

Advertisements
This entry was posted in Cadena perpetua, Diseñadores and tagged , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s