Blanca y… ¿radiante?

¿Qué ocurriría si tu peor día fuese el de tu boda?. Pues que te merecerías la pena máxima sin ninguna posibilidad de recurrir sentencia porque, otra cosa no, pero tiempo para pensártelo dos veces habrías tenido de sobra. Éste es el caso de las celebrities que peor gusto tuvieron a la hora de elegir el traje nupcial, ése que seguramente muchas quemaron tras la luna de miel y que provocó durante una temporada la falta de suministro de encajes, volantes y paillettes en la industria textil. Y digo yo que menos mal que se vistieron para el día más importante de su vida, no me quiero ni imaginar cómo bajarán a comprar el pan o a pasear al perro. En realidad sí me lo imagino y creo que es un tema que, más adelante, se merecerá un post. Por ahora, aquí van algunos ejemplos de looks que piden a gritos el divorcio desde el altar:

No tengo palabras. Sting y Trudie Styler se casaron de esta guisa en 1992. No sé si Dita Von Teese acudiría al altar con este "virginal" vestido de Christian Lacroix con el que posó para la edición rusa de Harper´s Bazaar.

Celine Dion optó por un sencillito tocado a modo de corona sumado a los infinitos metros de encaje, mientras que Kate Winslet prefirió unas (des)favorecedoras horquillitas a juego con traje al estilo Bollywood. ¿Quién te ha visto y quién te ve, Kate, tú que vas ahora marcando estilo sobre la alfombra roja con perfectos diseños de Yves Saint Laurent?

Si hay un vestido nupcial que ha quedado en nuestra retina por horrible y pomposo, ése fue el de Lady Di. No le falta detalle. Espero que a Kate Middleton no le apetezca copiar el look de la madre de su futuro marido. Tampoco se salva Christina Aguilera con un este diseño a lo bata de cola. Ni al dúo Victorio & Lucchino le gusta tanto un volante.

Tengo que reconocer que Farruquito y esposa me hacen tanta gracia que hasta podría perdonarles este crimen contra la moda. No sé en lo que estaría pensando Thalia al enfundarse este vestido modo mesa de camilla. Eso sí, si lo que quería era conseguir una cinturita de avispa, no pudo estar más acertada.

Jennifer Lopez fiel a su estilo: tan recargada que no sé si las flores corresponden a su ramo o a uno de los centros de las mesas del banquete. El matrimonio Beckham siempre dando la nota. ¿Puede haber algo más feo que un novio de blanco? Por cierto que el vestido de la Spice me recuerda mucho al de Vievenne Westwood que lució Sarah Jessica Parker en la primera película de Sex and the City.

Mira que me resulta difícil ver a Sienna Miller vestida con mal gusto, pero para eso está el cine. La actriz no está nada favorecida con este traje y este peinado de ondas en la película Camille. También en la ficción, aunque no muy alejada de la realidad, Mariah Carey, con un vestido de inspiración medieval y mucho escote (un clásico en la recatada cantante), durante la grabación de un videoclip.

Y la indecencia pura y dura, la de Britney Spears, que ni corta ni perezosa, nunca mejor dicho lo de corta, se enfundó este vestidito de encaje (no gastó mucho en tela) con el que casi no dejaba nada para la imaginación. A la derecha, Mariah Carey, ahora sí en su boda real, con un traje que dudo que la dejase respirar pero que al fin y al cabo cumplía el único objetivo de la cantante: marcar y marcar.

Advertisements
This entry was posted in Actrices, Bodas, Cadena perpetua, Cantantes, Pena máxima and tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s